Translate / Traducir

sábado, 24 de enero de 2015

La Superpolicía Militar. Realidad o Mentira.


La Superpolicía Militar.
Realidad o mentira.


Carlos Roberto Pineda
Sociólogo
San Pedro Sula, Honduras. 24 de enero de 2015
http://sersocius.blogspot.com/

En momentos que el Congreso de la República de Honduras está próximo a decidir si le brinda rango constitucional a la Policía Militar, a través de la aprobación directa de los diputados o, de manera indirecta, mediante un decreto que faculte a la autoridad electoral la realización de un referéndum, las denuncias sobre manipulación mediática, amenazas, advertencias y supuestas consecuencias negativas si no se le brinda tal condición ha generado una nueva crisis política que podría dar paso a momentos difíciles para el pueblo hondureño.

La Policía Militar del Orden Público (PMOP) ha sido publicitada tantas veces con la intención de convencer a la población de las bondades, beneficios y resultados haciéndola ver como una Superpolicía. El mayor argumento fue dado a conocer a principio de año: la tasa homicidios se redujo en alrededor del 20 por ciento, al pasar de 86.5 homicidios por cada cien mil habitantes en 2011 a 66.4 en 2014.

Analizo la situación de la siguiente manera:

1)      Si el dato sobre la reducción de homicidios brindado por el Ministerio de Seguridad es verídico. Es decir, que se apega a la realidad de los hechos. Es un cambio no percibido por las y los hondureños. Sin embargo, desde el año pasado a la fecha se ha hecho campaña cada vez con mayor intensidad para hacer cambiar esa percepción negativa. El resultado: En el año 2013, los principales problemas percibidos por la población eran la crisis económica y la crisis de seguridad, 44.1 y 42.3 por ciento, respectivamente. En 2014, el 51.4 por ciento de la población consideraba la delincuencia e inseguridad como el principal problema que enfrenta actualmente Honduras (ERIC, 2014 y 2015):

2)      La Policía Nacional es quien ha realizado en todas partes del país el mayor despliegue contra la delincuencia y el crimen organizado, a cualquier hora del día y la noche. Mientras la Policía Militar se pasea en Vehículos nuevos, la Policía Nacional tiene vehículos chatarra. En ese sentido, no es justo preguntar a la población si la presencia de la PMOP ha contribuido a disminuir los homicidios. La pregunta es reduccionista, en el sentido que sesga la disminución de los homicidios a la acción de la PMOP únicamente.

3)      La PMOP era el principal tema de campaña del presidente Juan Orlando Hernández (JOH). Ahora busca hacerlo un tema permanente para mantener simpatía y ser bien evaluado por las encuestas de opinión. Pero la intención no se limita a ese resultado. Es muy sabido, y la práctica lo comprueba, que JOH y los principales dirigentes del Partido Nacional pretenden la reelección presidencial y gobernar indefinidamente.

4)      Los casos de intervención espectacular de la Policía Militar, son relativamente pocos, pero recibieron todo el despliegue publicitario y colaboración de los medios de comunicación. No obstante, en uno de los casos, hubo un hecho vergonzoso al apropiarse todo el pelotón de varios millones de dólares incautados a narcotraficantes.

5)      Son muchos ya los abusos cometidos por la Policía Militar que con rapidez de dos a tres días dejan de ser importantes para los medios. La autocensura de los medios o apoyo descarado de muchos medios televisivos, radiales y escritos respecto a la existencia, funcionamiento y eficacia de la Policía Militar y, más recientemente, para elevarla a un “rango constitucional”.

6)      El enorme financiamiento a los medios a través de la publicidad busca mejorar la imagen del gobierno y divulgar la labor y los magros resultados de la Policía Militar. Por ser un asunto de orden público convendría una auditoria a los medios para ver cuáles son sus fuentes de ingreso. Que no se me vaya a acusar, entonces, de promover la restricción a la “libertad de prensa”, por cierto muy politizada, prejuiciada y parcializada.

7)      El apoyo del gobierno de los Estados Unidos es muy evidente. En los últimos 25 años no se había visto tanto proyecto social impulsado por la USAID: proyectos de prevención de violencia, planes locales de convivencia y seguridad ciudadana, gobernabilidad, empoderamiento de organizaciones comunitarias a través de coaliciones, microemprendimiento, autosuficiencia laboral, etc. Esa cooperación apenas la menciona el gobierno cuando publicita la reducción de los homicidios. Todo el “éxito” lo atribuye a la existencia de la Policía Militar, que lleva apenas un poco más de un año de existencia.

8)      Las masacres aparentemente por ajuste de cuentas, pelea de territorios o disputa de liderazgo al interior de las organizaciones del crimen organizado y narcotráfico sucedidas en los últimos cinco años se han ido reduciendo. Esas organizaciones se han asentado o afianzado en un territorio volviéndolo “seguro”. Con frecuencia se escucha decir: “Ahora nos sentimos seguros porque ya mataron a los delincuentes”; “Aquí los mareros más bien nos protegen”; “La principal fuente de empleo en este pueblo es el narcotráfico”. Asegurado el territorio por una banda del crimen habrá pocos muertos. En ese sentido, esa estrategia criminal podría ser uno de los factores que han contribuido a reducir los homicidios. Esta es, a lo mejor, una línea de estudio para las agencias de investigación del gobierno. Acaso no se les prepara para ello.

9)      Las recreovías, el programa Vida Mejor, Con Chamba vivís mejor, entre otras, son medidas desesperadas para superar la crisis económica, política y social de una manera rápida. Hay miedo en las autoridades nacionales y en quienes les apoyan. A algo le temen: hay una fuerza social contenida por el uso de la fuerza militar. La Policía Militar es el arma no tan secreta para reprimir cualquier levantamiento popular. JOH está convencido que quiere la paz, por eso se prepara para la guerra. En última instancia, lo que se busca es evitar el derrumbe total de un sistema político y económico injusto, reaccionario, represivo, corrupto y elitista. La sensación o percepción de vivir en una dictadura es el preludio de tiempos difíciles que conducirán al estancamiento, a la reforma o una rebelión popular, similar a las ocurridas en América del Sur en años pasados.

10)  La depuración de la Policía Nacional nunca se concretizó porque no hubo voluntad política del expresidente Porfirio Lobo Sosa ni del presidente del Congreso Nacional, el actual presidente JOH. En cambio, este último creó la Policía Militar y la utilizó como un tema de campaña.

11)  La Tasa de Seguridad poblacional o “El tasón” propuesta por JOH siendo Presidente del Congreso Nacional, derogó las Tasas Municipales de Seguridad, haciendo que los recursos dejados de percibir por las municipalidades para apoyar a la Policía Nacional se concentraran en una sola tasa nacional para la seguridad, permitiendo tiempo después la creación de la Policía Militar. Solo unos tres municipios han recibido recursos del Tasón y son aquellos que no son un riesgo para una futura campaña de reelección presidencial.

La Superpolicía es la imagen que han pretendido hacer creer respecto a la Policía Militar los asesores publicitarios de JOH. Al parecer lo han logrado a través del servilismo mediático y la cantidad de recursos pagados en publicidad mediante los dineros provenientes de la tasa de seguridad, que fue arrebatada de los municipios y manejada secretamente como chequera de bolsillo.

La reducción de los homicidios, si fuese efectivamente cierto, no ha sido el resultado de la acción de la Policía Militar. Se conjugan esfuerzos y muchos recursos, entre otras: de las municipalidades, las organizaciones comunitarias, organizaciones no gubernamentales, iglesias, policía nacional, programas sociales del gobierno, el apoyo técnico y financiero de USAID. Finalmente, hay que agregar los pocos logros de la Policía Militar, en comparación con todo el presupuesto consumido.

El escenario político es crítico. Probablemente vengan tiempos difíciles en todos los ámbitos de la vida nacional. Mientras el presidente sonriente repite: “El país está cambiando”; “Yo, JOH, voy hacer lo que tenga que hacer para recuperar la paz y la tranquilidad del país”. ¿A qué costo?



Bibliografía:

ERIC. (Enero de 2014). Percepciones sobre la situación hondureña en 2013. Obtenido de http://radioprogresohn.net/
ERIC. (Enero de 2015). Percepciones sobre la situación hondureña en 2014. Obtenido de http://radioprogresohn.net/






jueves, 16 de enero de 2014

Con Nuestra América: Centroamérica: El terror y la mentira como armas p...

Con Nuestra América: Centroamérica: El terror y la mentira como armas p...: “Quien promueve una campaña sucia se sabe sucio y sabe que la suciedad apesta, por eso se esconde debajo de la misma suciedad”, escribió un...

Su comentario es importante. Opine.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Policía Militar. Estrategia de campaña y un motivo para la protesta social.



La Policía Militar
Estrategia de campaña y un motivo para la protesta social



Carlos Roberto Pineda
Sociólogo
San Pedro Sula, 22 de noviembre de 2013


En el período del “silencio electoral”, previo a las elecciones del 24 de noviembre, haré un poco de ruido analizando una de las estrategias de campaña electoral y lo que ello implica para el pueblo hondureño.

En Honduras se desarrolló una contracampaña por parte del candidato del Partido Nacional (PN), que es el candidato del gobierno, consistente en una estrategia que promovía la militarización y, por otro lado, desacreditaba a los contendientes buscando manipular la intención de voto. Su campaña se basó en dos factores o precondiciones: 1) Las encuestas de percepción que describen a los militares como una de las instituciones mejor evaluadas; 2) La creación de la Fuerza TIGRES y la Policía Militar del Orden Público, en mayo y agosto de 2013, respectivamente, respaldado por la percepción ciudadana.

La tasa de seguridad (“El Tasón”) que eliminó las tasas municipales permitió nuevos y muchos recursos al gobierno para la reducción de la violencia. Sin embargo, volvió inoperante a la Policía Nacional, elevando la tasa de homicidios de manera sospechosa.

En ese momento es que aparece la propuesta de Juan Orlando Hernández (JOH) de una Gendarmería como la de Chile y le denominó Policía Militar, que sería la tabla de salvación contra la delincuencia y el narcotráfico y, por otro lado, sin decirlo por supuesto, para promover su propia candidatura. Los dirigentes políticos y asesores de la campaña nacionalista interpretaron lo que el pueblo percibía y vieron como una oportunidad presentar la creación de la Policía militar como tema principal de campaña. Valerse de las expectativas crecientes de una mayor seguridad por parte de las y los ciudadanos, en medio de tanta violencia, y aprovecharlo políticamente, es indignante.

JOH, candidato del Partido Nacional, no cree en los valores democráticos porque enaltece el militarismo al extremo descarado. Más aún, su objetivo oculto, y de quienes lo rodean, al impulsar la Policía Militar, parece ser el de criminalizar y reprimir la protesta social para tener mayor control y mantenerse en el poder.

¿Por qué están tan seguros los dirigentes nacionalistas de ganar las elecciones? Acaso es la estrategia de repetir y repetir hasta que la gente lo crea y vote por ellos. O es que a pesar de la intención de voto adversa y de algún modo u otro siempre ganará mediante algún artificio. Una frase de Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda de la Alemania nazi, está en correspondencia con esa estrategia: “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad”.

La publicidad del PN le vende un candidato-producto a un mercado electoral de más de cinco millones de electores. Es una estrategia del marketing político: una forma sugestiva de vender la imagen de su candidato utilizando elementos emotivos, partidarios, culturales y patrióticos que se vuelven sensibles a la intención de voto. Una manera de manipulación mediática, como muchas en la historia política del país.

Muchos repiten, los profesionales especialmente, que JOH ganará. Es el resultado de una estrategia para generar miedo e impotencia en el electorado, a fin de provocarle un desinterés en ejercer el sufragio por otro candidato o candidata de su preferencia. Es el resultado del marketing político que hace uso de cierta sicología conductista y manipuladora. En el marco de esa misma estrategia, el candidato oficialista apela al sentimiento “cachureco” de las y los nacionalistas, buscando recuperar los electores perdidos tras el Golpe de Estado de 2009, en el cual JOH participó directamente.

Con cierta impotencia y realismo, la excomisionada de policía, María Luisa Borjas, denunció en octubre que “La policía militar es una réplica del batallón 3-16, que servirá para reprimir al pueblo, perseguir a los líderes sociales, ya lo dice el creador de esta policía militar –Juan Orlando Hernández- , que hará lo que tenga que hacer, no importa que la gente se muera de hambre, él llegara al poder”. (Diario El Articulista, 2013)

A pesar de todas las críticas, el candidato nacionalista ha defendido la creación de la Policía Militar, los Tigres y otras fuerzas policiales. Dichas unidades fueron creadas con disciplina militar e ideología contrainsurgencia. Llámese hoy en día contraresistencia.

Una carta que congresistas estadounidenses enviaron, recientemente, al secretario del Departamento de Estado, acusa y denuncia a JOH de concentrar el poder, realizar una campaña desigual y, en general, de no haber en Honduras las condiciones mínimas para un proceso electoral libre y transparente.

En meses pasados los candidatos firmaron diversos pactos. Uno de ellos buscaba un compromiso para una campaña limpia, pero JOH no asistió. Envió una representante. Tampoco firmó otro pacto por la seguridad organizado por la Comisión de Reforma de la Seguridad, que promueve la conducción civil de la policía y el ejército. No lo firmó porque JOH, más bien, cree en el fortalecimiento y protagonismo de la FFAA y en la conducción militar de la policía.

Honduras, antes una democracia degradada, vivió un golpe de estado en 2009 y elecciones irregulares ese mismo año, donde fue electo el actual presidente. Posteriormente, en las elecciones internas de 2012 hubo denuncias de fraude contra JOH por parte de su compañero de fórmula actual, Ricardo Álvarez. Y las elecciones generales próximas no están exentas de tensión, violencia y denuncias. Todas esas situaciones son características de un sistema político antidemocrático, que se sostiene por el uso de la fuerza. La Policía Militar es la más reciente de esas fuerzas y que fue y es utilizada como estrategia de campaña, dando sus primeros pasos como órgano represor en las últimas semanas.

A lo anterior, se suma la postura de los grandes medios de comunicación de cobertura nacional y autodenominados independientes, que desde el inicio de la actual campaña se alinearon con el candidato del PN. Es evidente la postura de algunos de esos medios escritos y televisivos al haber enaltecido la imagen del candidato nacionalista y, a la vez, mostrar la información que desacreditaba a otros candidatos, sobre todo al Partido Libertad y Refundación (LIBRE) y al Partido Anticorrupción (PAC) por ser nuevos partidos y amenazas directas al bipartidismo.

El sistema electoral hondureño es incapaz de detener la desigual relación de fuerzas. El Tribunal Supremo Electoral lo dirige un representante del partido de gobierno. Esto, junto a las acciones abusivas y antidemocráticas del candidato nacionalista hace pensar en la falta de transparencia al momento de brindar los resultados públicos de las elecciones.

El mecanismo electoral para elegir a las autoridades, en un contexto de represión y autoritarismo, puede convertirse en una farsa legitimadora del status quo; en el mecanismo idóneo y fraudulento de la oligarquía para mantenerse en el poder de manera permanente. Y la Policía Militar jugará un papel importante en ese propósito. Como consecuencia, la democracia política estará lejos de realizarse en Honduras.

Una vez pasadas las elecciones, la abolición de la Policía Militar podrá convertirse en un motivo de lucha de las organizaciones sociales entre ellas las organizaciones de mujeres que fueron las que lideraron, hace casi veinte años, la eliminación del servicio militar obligatorio. Será una tarea ardua y dolorosa, porque los militares-policías se opondrán reprimiendo a la oposición en las calles.  


Referencia bibliográfica:

Diario El Articulista. (14 de Octubre de 2013). Obtenido de http:diarioelarticulistahn.blogspot.com




Imágenes:


Propaganda Nazi




Policía Militar
15 de septiembre de 2013





Policía Militar
15 de septiembre de 2013



Fuerza Tigres
8 de mayo de 2013



Policía Militar
15 de septiembre de 2013



Represión durante el Golpe de Estado
30 de julio de 2009




viernes, 21 de diciembre de 2012

viernes, 16 de noviembre de 2012

La campaña electoral y la intención de voto

La campaña electoral y la intención de voto
Elecciones internas de 2012 en Honduras




Carlos Roberto Pineda

Sociólogo

                                                                                                                    sersocius.blogspot.com

16 de noviembre de 2012
San Pedro Sula, Honduras.



Introducción.


En el mes de mayo de 2012, inició formalmente el período de campaña de los partidos políticos en Honduras. Sin embargo, desde inicio de año los candidatos a cargos de elección popular estaban ansiosos y se atrevían a realizar diversas acciones proselitistas en forma abierta, que fueron consideradas por todos como el inicio informal de la campaña electoral.

Varios meses después, el Tribunal Supremo Electoral hizo público los candidatos y movimientos internos de cada partido que reunían los requisitos para participar en el proceso electoral primario de noviembre de este mismo año. El 29 de septiembre, los partidos políticos entraron en una dinámica más abierta de sus campañas internas.

Son dos los momentos en el proceso electoral en Honduras. La elección interna o primaria, que se realizará el 18 de noviembre de 2012, para elegir candidatos o candidatas que representará a cada partido en los niveles de presidencia, congreso y alcaldías. Sin  embargo, en algunos partidos nuevos no habrá competencia para elegir al candidato presidencial, porque presentan un solo candidato o candidata. Salvo en el Partido LIBRE que presenta candidatura única para la presidencia, pero con elección interna para las alcaldías y el Congreso de la República. El segundo momento será la elección general, el 10 de noviembre de 2013, cuando se enfrenten los partidos políticos para elegir, por cuatro años, a las autoridades o representantes en los niveles ya indicados.

La preferencia en la intención de voto de los electores no siempre se mide por la intensidad de la campaña de alguno de los candidatos. Hay otros factores como el cambio en la cultura política por ejemplo, que pueden influir en la mayor o menor simpatía política hacia determinados candidatos o partidos. O bien, una campaña intensa, orientada a las emociones, representaciones culturales o elementos de identidad partidaria, que muevan al elector hacia una opción política en particular. 

Con el presente artículo se pretende en primer momento, reflexionar brevemente sobre algunas estrategias utilizadas por los partidos políticos y sus candidatos, durante el proceso de campaña electoral. En segundo momento, comparar los resultados ofrecidos por dos empresas encuestadoras sobre la intención de voto en las elecciones internas de 2012. No se analiza el impacto de la campaña en la intención de voto. Ese podrá ser el objetivo de un estudio posterior.

Aquí se prioriza la reflexión sobre la campaña electoral y la intención del voto hacia las o los candidatos presidenciales de cada partido con posibilidades reales de ganar la elección interna o ser un candidato o candidata relevante para las elecciones generales el próximo año. También, se toma en consideración a un nuevo partido que, aunque no participa en la elección interna, tiene una aceptación importante según encuestas. Los partidos son: Partido Nacional (PN), Partido Liberal (PL), Partido Libertad y Refundación (LIBRE) y Partido Anticorrupción (PAC).


1.    La campaña electoral.
Las campañas durante los procesos electorales son un factor importante en la influencia sobre la intención de voto. Algunos estudios en distintos países de América Latina indican que las campañas electorales que tienen resultados favorables son aquellas que se centran no en los planteamientos ideológicos o programáticos de sus respectivos partidos políticos, sino las que enfatizan y promueven el “candidato-producto”, haciendo uso de técnicas del marketing político centradas en la persona y “claves de familia” (Beaudoux). Los aspectos estéticos y simbólicos son cuidadosamente pensados y elaborados de tal forma que tengan un impacto en la valoración del elector al momento de ejercer el sufragio.

Sin embargo, Honduras por haber enfrentado un golpe de Estado en 2009 presenta características particularmente especiales. Las expectativas de cambios institucionales son crecientes, a raíz de problemas agudos que afectan a la población, tales como: desempleo, inseguridad, narcotráfico, corrupción y pobreza. El quiebre institucional y legal fue el detonante para pensar un país distinto y verlo como una oportunidad histórica de transformación social. Por ahora se refleja en la intención de voto, independientemente de la exactitud de las encuestas, de quien sea el favorecido o a pesar de la persistencia del tradicionalismo político.

El Partido Nacional y el Partido Liberal, que representan el tradicionalismo político, han tenido una mayor exposición a la audiencia a través de sus campañas mediáticas que otros partidos. Ha habido poco espacio para LIBRE en los medios de mayor audiencia. Eso dice mucho sobre la correlación de fuerzas e intereses en juego.

Hay varios sectores que podrán incidir en esa correlación y decidir el triunfo de un candidato o candidata, en el proceso electoral interno de 2012 y en la elección general de 2013. Esos sectores son, entre otros: las mujeres organizadas, jóvenes, garífunas, maestros, campesinos, obreros, sector informal de la economía, empleados públicos, la comunidad LGTB[1] y aquellos profesionales de estratos medios, que nunca han manifestado interés por la política.

El Gobierno y el Congreso Nacional, ambos presididos por el Partido Nacional, parece que han convencido una parte del liderazgo garífuna. Este grupo étnico afrocaribeño ha sido utilizado y engañado por los distintos gobiernos. Aún así, tuvieron una mayor preferencia por el Partido Liberal posiblemente después de la represión sufrida durante el gobierno de Tiburcio Carías Andino o desde el gobierno de Ramón Villeda Morales[2]. Otro sector Garífuna simpatiza o participa  con la Resistencia y el Partido LIBRE. Sin embargo, aunque ha perdido simpatía y filiación, el Partido Liberal podría seguir siendo mayoría entre los garífunas.


Con el inicio de la campaña abierta y el acercamiento a la fecha de la elección, comenzó a verse muchas caras de preocupación. Ya habían esperado un "cupo" para participar en la contienda electoral. Ahora muchos hacen cálculos, económicos, de simpatía o de aceptación, que les muestre el momento de realización de sus sueños de ser importantes en el ámbito público, de recibir el reconocimiento que siempre debieron tener por sus talentos, éxitos personales, servicios voluntarios a la comunidad o simplemente por ego. En fin, siempre habrá una razón del porqué deben participar, además del derecho que tienen de optar a un cargo público de elección popular. Si sus aspiraciones políticas inmediatas se ven frustradas, buscarán algún puesto público no eleccionario, siempre y cuando otros u otras no se los impidan.

Hubo una diversidad de expresiones en la campaña que recién terminó. Rostros maquillados ("rejuvenecidos"), sonrisas amplias, besos, saludos frecuentes en lugares públicos, palmadas en el hombro, disposición a exponerse ante los medios para "robar cámara" y hacerse de una imagen. Algunos querían ganar la simpatía del electorado con las mismas estrategias publicitarias, excentricidades o trivialidades como la usada por el de los "chocollos" o el uso de las canciones de moda.

La necesidad imperiosa de las y los candidatos es mostrarse, para que lo consideren al menos como una opción y recordarles aunque sea fugazmente. Al líder o lideresa le interesa que piensen que inspira y que moviliza gente. Una verdadera actuación social. Es todo un evento de ponerse en escena aunque no lo hayan invitado. Aunque no fuera parte del guión teatral. La sociedad del espectáculo se concretizó en Honduras.

Desde el principio hasta el final de la campaña mediática no hubo insultos. Pero en la última semana candidatos nacionalistas acusan de injerencia al gobierno por favorecer a su candidato favorito, Juan Orlando Hernández. No obstante, después de las elecciones internas, la efervescencia política crecerá aún más y se irán tensando las relaciones pero entre los candidatos electos de cada partido.

Por esta vez, los líderes políticos de barrio, "las bases" de los partidos tradicionales tuvieron en sus manos la oportunidad de pedir mejor trato o negociación. Es probable que hayan exigido un puesto público o mejores salarios como recompensa. En esa tradición política podría incrementarse la clientela política, en caso de un triunfo a penas inicial, dentro del propio partido en la elección interna. Será en noviembre de 2013, en la elección general, cuando los partidos políticos se enfrenten directamente. Se espera que la tensión sea mayor, lo que generará una participación masiva.

Hace varios meses, previo a su inscripción ante el Tribunal Supremo Electoral, los partidos políticos hicieron movimientos estratégicos en sus planillas al presentar figuras públicas de toda procedencia. Para el caso, el Villedismo buscó mejorar su simpatía política escogiendo una figura empresarial como candidato a la alcaldía de San Pedro Sula, con el lanzamiento de Roberto Contreras.
                                                                                               
Mientras que el Partido Nacional presentó la adhesión de varios deportistas, periodistas y empresarios con alguna tradición en sus filas. El Partidido LIBRE presentó a Juliette Handal, ex nacionalista y empresaria, como candidata a designada presidencial. Es probable que ella cumpla el papel de garante de la libre empresa en un futuro gobierno de Xiomara Castro. Sin duda, la candidata de LIBRE hacía un movimiento estratégico en su campaña. Con Handal, quería dar tranquilidad a los empresarios y ganar simpatías en un amplio sector que tiene recursos e influencias. Cuando se trate de profundizar las reformas políticas y económicas una vez que este partido llegara al gobierno, la presencia de esta empresaria le podría generar conflictos internos.

Una vez terminada la campaña, el “silencio electoral” genera gran expectativa sobre quien será beneficiado por la decisión de voto de los electores.

2.    La intención del voto.
El sondeo de opinión pública presentado por el ERIC (Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación / Compañía de Jesús) en enero de 2012, denominado Percepción sobre la Situación Hondureña en el año 2011(ERIC-UCA, 2012), generó controversia sobre todo en la población que milita con el Frente Nacional de Resistencia Popular.

El resultado era que los partidos tradicionales lideraban la preferencia electoral y esa intención se ha mantenido, según los nuevos sondeos. Hay que entender que hemos vivido dentro del bipartidismo político por más de cien años y el cambio repentino en los idearios políticos suelen ser traumáticos para la militancia y simpatizantes.

En el siguiente gráfico se observa la preferencia electoral que había en aquel entonces.

Gráfico 1
  Fuente: ERIC/UCA: Percepción sobre la situación hondureña en el año 2011.  

Una situación que se reconfirmaba en dicho sondeo, con relación a otros, tiene que ver con la repuesta a la siguiente pregunta: ¿qué representan los nuevos partidos para Honduras?. Las respuestas fueron: el 64.5 por ciento manifestó que los partidos representaban más de lo mismo; el 30.9 por ciento que representaban cambios y el 4.6 por ciento contestó que no sabía. Tal panorama de opinión podrá verse como muy adverso a los nuevos partidos políticos; sin embargo, al no haber otras opciones de organización y participación política, las y los ciudadanos, aunque no todos, terminan aceptando el mecanismo eleccionario a través de los partidos políticos. Pero claro está que el sistema de partidos enfrenta una crisis de legitimidad. También la enfrentan la Policía, el Congreso Nacional, el Poder judicial, el gobierno y, en general, las autoridades. Hay una percepción ciudadana de que estas instituciones son corruptas. Hay una desconfianza muy amplia. Así lo han revelado, durante varios años, los estudios realizados por el Consejo Nacional Anticorrupción y Transparencia Internacional.

Según el mismo sondeo, LIBRE y PAC prácticamente eran partidos políticos desconocidos por la población a finales de 2011. Pero, con los meses esa situación cambió en la medida que realizaban los trámites y cumplían requisitos para su inscripción en el Tribunal Supremo Electoral como nuevos partidos políticos. Los medios de comunicación los daban a conocer al darle seguimiento a dicho proceso. 

En lo que sigue, se ofrecen varios gráficos y cuadros de las encuestadoras Cid Gallup patrocinado por un Diario (La Prensa, 2012) y Paradigma (Encuestadora Paradigma, 2012), aparecido en un campo pagado en el mismo medio y en su página web. Los datos de ambas encuestas son muy distintos. La comparación que se hace es para visualizar las tendencias en la intención de voto, sin dar la razón a ninguna.

Para este análisis, por estar identificados intencionalmente con un candidato, se descartó a tres diferentes encuestas, Realímetro, Ideas y Desarrollo Gerencial y la realizada por la Encuestadora Opinión y Análisis, aparecidas en campos pagados en diferentes medios impresos.


Según los datos de Cid Gallup, entre mayo y octubre, el PN se mantuvo estable entre un 35 y 34 por ciento en la intención de voto. El PL, se movió de un 25 a 27 por ciento, en el mismo período. Sin embargo, LIBRE creció en un cien por ciento, aumentando de un 8 a 16 por ciento en la intención de voto.

Gráfico 2                                                              Gráfico 3
                                                                                 
       
                          Encuesta Cid Gallup, La Prensa, 23 de mayo de 2012.                                   Encuesta Cid Gallup, La Prensa, 2 de octubre de 2012.  


                                           Gráfico 4
                            Encuesta Cid Gallup, La Prensa, 2 de octubre de 2012.  


A nivel de candidatos por partido, se observa que en el PN había un empate técnico entre sus tres principales corrientes internas. En el PL, Yani Rosenthal superaba a Mauricio Villeda por cuatro puntos. Si esa tendencia se mantiene hasta el día de las elecciones, entonces se rompería la constante de que la familia Rosenthal no haya podido antes ganar una elección interna dentro de su partido[3].

Cuadro 1                                                                                      Cuadro 2
Encuesta Cid Gallup, La Prensa, 2 de octubre de 2012.                                                           Encuesta Cid Gallup, La Prensa, 2 de octubre de 2012.  


Por otro lado, según la última encuesta de Paradigma publicada el 16 de octubre, Xiomara Castro, de LIBRE, avanzaba en primer lugar en la intención de voto; Salvador Nasrala,  de PAC, retrocedía al tercer lugar; y, Ricardo Álvarez, del PN, se reubicaba mejor en un segundo lugar. Yani Rosental y Mauricio Villeda, del PL; y, Juan Orlando Hernández y Miguel Pastor, del PN, parecían no ser competencia para Xiomara Castro. Sin embargo, al agrupar los porcentajes de los candidatos según partido político, tendremos un panorama distinto si se comparan candidatos indistintamente del partido al que pertenezcan.

Así pues, esta encuestadora ofrece datos en el que LIBRE se ha ubicado con distintas preferencias de los electores en cuatro momentos, entre julio y octubre. Se movió en la intención de voto desde un 24 al 30 por ciento. El Partido Nacional, por su parte, obtuvo 22.5 por ciento en el primer momento y aumentando hasta un 31.1 por ciento en la intención de voto. A inicios de septiembre había un empate técnico entre el PN y LIBRE, pero a finales de ese mes, el PN ganaba por una diferencia de cuatro puntos porcentuales. Aunque según los datos de la última encuesta de Paradigma del mes de octubre, tal diferencia se redujo al crecer LIBRE en la intención de voto, causando nuevamente un empate técnico.


El PL en esta encuesta se movió de un 11 a un 14.25 por ciento, en los mismos momentos de la medición de la intención de voto. Lo atípico en esta encuesta es el comportamiento de los que dijeron votar por ninguno, presentando una tendencia de caída rápida, desde un 20.5 a 6.0 por ciento en cuatro meses de campaña.


Gráfico 5
En base a resultados de la Encuestadora Paradigma. Julio 2012.         


 Cuadro 3
 Preferencia para presidente a nivel nacional, según partido político y candidata o candidato.
Septiembre-Octubre de 2012 
Reelaboración propia en base a datos de la Encuestadora Paradigma (http://encuestadoraparadigma.com). 

Con los datos presentados, es difícil decir que encuestadora está mintiendo o diciendo la verdad. Eso se sabrá el mismo día de las elecciones internas. 

Lo destacado en ambos resultados, es que un nuevo partido (LIBRE) busca abrirse paso creciendo en la intención de voto, disputando y recuperando un espacio que los partidos tradicionales han perdido, producto del golpe de Estado de 2009. LIBRE no era parte del escenario partidista antes de ese hecho político.

Probablemente, después del 18 de noviembre del presente año ya no se hable de bipartidismo, sino de tripartidismo. Y después de noviembre de 2013, es probable también hablar de multipartidismo, esto es “cuando los partidos son varios y cabe considerar la posibilidad de cierta alternancia en el poder entre ellos, la formación de coaliciones, etc” (Arnoletto, 2007). En ese sentido, un cuarto partido, el Partido Anticorrupción es probable que dispute y logre un porcentaje significativo en las elecciones generales.


Conclusiones.
1) La preferencia electoral parece estar influenciada por las consecuencias del Golpe de Estado de 2009. Este hecho político-militar que, tuvo resultados imprevistos para quienes lo propiciaron, junto a las condiciones de crisis económica y social, favorece a los nuevos partidos políticos, afectando al bipartidismo, representados desde hace más de cien años por los partidos Liberal y Nacional, sin hacerlos retroceder ya que se nutren de nuevas fuerzas. Representan juntos la mayoría electoral hasta el momento, en la intención del voto. Aunque siguen mostrando sus viejas prácticas, hacen esfuerzos a través de los medios de información que les favorecen y la movilización de sus simpatizantes buscando mantener o recuperar el voto duro o tradicional de las familias, incluyendo los nuevos votantes (jóvenes). 

2) Los partidos tradicionales no se han renovado. Mantienen y afianzan la vieja guardia, aunque hayan incorporado “caras nuevas” en sus planillas. Poner a figuras de fuerte simpatía social, no asegura que políticamente la población se identifique con ellos. Aunque en otros procesos electorales tal estrategia ha resultado efectiva, actualmente, en donde las expectativas de transformaciones sociales profundas son imperativas, los maquillajes publicitarios pierden vigencia y los candidatos-productos son vistos con cierta desconfianza. La población tiene un mayor sentido práctico, sin perder sus ideales. Candidatos del Partido Nacional, y Liberal en menor medida, gustan de esas estrategias desesperadas. LIBRE hace lo suyo buscando equilibrar.
                                                                                                           
3) Los resultados de las elecciones internas, servirán de recurso comparativo. De tal manera, que al sumar los votos de las diferentes corrientes mostrará la fuerza electoral de cada partido. Además, será una medición de fuerzas anticipada ante la elección general de noviembre de 2013. Pero el movimiento interno de cada partido producirá conflictos, decepciones y deserciones y nuevamente la intención de voto comenzará a variar. Nada asegura un triunfo en la elección general al partido que obtenga mayoría de votos en la elección interna.

4) Para el próximo año, se prevé que el panorama político evolucionará de un drama cómico a un drama de intrigas para concluir en una tragicomedia con muchos actores sin ninguna experiencia en política. El guión dramático no es definitivo, se escribe a cada momento y el final será inesperado. Pero de algo hay que estar seguros, que el espectáculo que está por terminar traerá muchas sorpresas. Las y los electores deben hacer mutis[4] por un instante, para pensar y creer que deciden. Al menos, esa es la sensación que deja la democracia electoral.

Bibliografía.
1) Beaudoux, V. G. (s.f.). Campañas electorales: sus efectos en la decisión de voto.

2) ERIC-UCA. (2012). Percepciones sobre la situación hondureña en el año 2011. El Progreso, Yoro, Honduras.

3) Encuestadora Paradigma. (14 de Octubre de 2012). http://encuestadoraparadigma.com/blog/1. Recuperado el 17 de Octubre de 2012, de http://encuestadoraparadigma.com

4) La Prensa. (Mayo y octubre de 2012). Recuperado el Mayo y Octubre de 2012, de http://www.laprensa.hn/

5) Arnoletto, E. J. (2007). EUMEDNET. Recuperado el 10 de Noviembre de 2012, de http://www.eumed.net/dices/listado.php?dic=3





[1]/ LGTB: Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales.
[2]/José Ramón Villeda Morales era el padre de Mauricio Villeda, uno de los actuales candidatos del Partido Liberal.
[3]/ Yani Rosenthal, uno de los candidatos del Partido Liberal en la elección interna, es hijo de Jaime Rosenthal Oliva, quien es un empresario y excandidato presidencial en varias ocasiones.
[4] / Hacer mutis: en dramaturgia significa silencio, pero del actor. En este caso por las y los electores, es decir, el público o audiencia, quienes se acaban de convertir en actores políticos.